Lema

OBJETIVO

El próximo 5 de agosto, las Hijas de María Auxiliadora celebraremos los 150 años de nuestra fundación. Esto es para todos nosotros una ocasión, no solo de celebración, sino sobre todo de compromiso por ser fieles a nuestro carisma, a nuestro ideario; así como de vivir nuestra misión con creatividad, dando respuesta a los retos de nuestra actualidad.

Tenemos también en cuenta que estamos en el Año de la Familia, promulgado por el Papa Francisco en marzo de 2021.

Por eso queremos proyectar el futuro trabajando juntos por conseguir:

“Ser comunidades generadoras de esperanza en el mundo de hoy, favoreciendo la cultura del encuentro y el cuidado de la casa común”.

Nos sigue acompañando el texto de la Palabra de Dios: “La madre de Jesús estaba allí (…) Haced lo que Él os diga” (Jn 2 ,1.5 ).

Renovamos la certeza de que María camina con nosotros, nos “sostiene y acompaña, protege y abraza” (Christus vivit, n. 45). De ella aprendemos a hacer lo que Jesús nos dice (cf. Jn 2, 5) para ser con su ayuda auxiliadoras de la vida, garantes de la alegría y la esperanza.

 

LEMA: TODOS SOMOS MORNESE

Mornese es el pequeño pueblo en el que nació y vivió María Mazarello, nuestra fundadora. Un pueblo pequeño, sencillo en el que ella se formó, amó, trabajó y en el que nació también el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora. Cuando hablamos de Mornese nos referimos a aquella primera comunidad educativa, formada por las hermanas, las alumnas, algunas profesoras laicas, las familias… Aquel colegio que era casa y familia.

Hoy nosotros estamos invitados a repetir esa experiencia: todos somos Mornese construyendo el ambiente de alegría, trabajo y oración que allí se vivía.

 

 

EL PÓSTER

En el póster se destaca la imagen del pueblo de Mornese que va bordeando el mundo y se expande en los países en los que actualmente estamos. Toma forma y lo vemos reflejado en distintos estilos de edificios. El carisma a lo largo de la historia se ha inculturado. La silueta del pueblo va recorriendo mundo, no se termina de cerrar, quiere representa la apertura y disposición a estar en los nuevos lugares de misión.

 

Los círculos presentan un mundo en movimiento, sus colores son los de nuestro logo: verde, naranja y azul. Los viñedos de Mornese, representado por el color verde, nos recuerda también la espiritualidad del cuidado de la casa común. El color de los tejados de las casas, representado por el color naranja, nos invita a pensar en las familias, en el papel que desempeñan en el tejido social. El azul del cielo, aunque adquiera distintas tonalidades, dependiendo del lugar en el que nos encontremos, hace referencia a la espiritualidad, a nuestra fe, a nuestro deseo de Dios. Verde, esperanza, azul fe y teja la caridad.

 

Del mundo en movimiento salen líneas discontinuas, Mornese en salida. Invitación que el Papa Francisco hace a todos los cristianos y personas de buena voluntad, a ser Casa abierta. En nuestro quehacer diario las pequeñas acciones y detalles, se asemejan a las puntadas que María Mazzarello daba y las entendía como un pequeño acto de Amor.

 

¡Feliz curso! ¡Feliz 150 aniversario!

¡Es la fiesta de todos porque TODOS SOMOS MORNESE!